slider-cirugia-pecho.jpg

Que te sientas mejor que nunca es nuestro objetivo principal.

Que consigas lucir el cuerpo que siempre has deseado, eliminando aquello que no te gusta y cambiando aquello que te gustaría cambiar. Gracias a nuestros tratamientos corporales podrás sentirte mejor que nunca y muy a gusto con tu cuerpo y resolver aquello que te acompleja.

El objetivo es conseguir los mejores resultados, sabiendo qué va con tu cuerpo y cuáles son las necesidades de cada paciente.

En Clínicas Versus, trabajamos día a día para que puedas mostrar la mejor versión de ti mismo/a.

Lifting Facial by Clínica Versus

¿Qué es el Lifting Facial?

El Lifting Facial es una intervención estética que tiene como finalidad principal combatir el envejecimiento facial. Para eliminar las arrugas e imperfecciones de la cara y el cuello la piel se estira mediante una cirugía mínimamente invasiva. Es un procedimiento estético que se realiza bajo anestesia general sin ingreso hospitalario. Es uno de los mejores procedimientos estéticos para terminar con el envejecimiento global de la piel del paciente. Algunas zonas de la cara necesitan otras intervenciones complementarias a parte del lifting, sobre todo para eliminar aquellas arrugas, manchas o imperfecciones más pequeñas. El tratamiento idóneo para cada paciente lo decide el especialista en estética facial el primer día de la visita.

Así, el lifting facial se realiza para:

  • Eliminar las arrugas más profundas de toda la cara y el cuello.

  • Eliminar los surcos y pliegues de los labios, mentón, frente y cuello.

  • Suavizar las conocidas “patas de gallo”. Estas arrugas acostumbran a ser bastante finas y para eliminarlas del todo se requiere complementar el lifting con algún otro tratamiento estético como el Botox.

  • Eliminar las arrugas profundas alrededor de los párpados.

 

Lifting significa elevación o levantamiento en español. Y precisamente ese es el objetivo de esta operación estética facial: elevar el rostro para recuperar el tono cutáneo y eliminar la flacidez. Con el paso de los años la piel del rostro pierde su tonificación y se generan surcos o pliegues. Es una consecuencia natural del envejecimiento que, además, puede hacerse más visible por diferentes factores externos que pueden afectar a la piel como la exposición solar, el tabaquismo o el estrés entre otros.

 

Desde hace años existe la posibilidad, si la persona así lo desea, de recuperar recuperar la firmeza y el tono del óvalo facial gracias a la medicina estética y, en este caso, al lifting. Un proceso que a pesar de no poder devolver al rostro su apariencia exacta de años atrás, sí ofrece un rejuvenecimiento y una mejora del aspecto notable.

¿Cuál es el objetivo del Lifting Facial?

El objetivo del Lifting Facial o Ritidectomía es obtener una cara rejuvenecida y de aspecto natural. No se trata de parecer otra persona, sino de recuperar una versión más joven de uno mismo, manteniendo la expresión y la identidad.

Con el lifting combatimos el descolgamiento, la flacidez, los surcos, la papada y las arrugas mediante la elevación de los músculos y la piel de la cara y el cuello. Es actualmente el tratamiento más efectivo y duradero para el rejuvenecimiento facial.

El lifting quirúrgico permite obtener resultados en cuanto a flacidez o descolgamiento facial y cervical que otras técnicas no pueden lograr. La evolución más importante en el lifting ha sido la inclusión de tejidos profundos de la cara y el cuello para conseguir resultados más naturales y duraderos. Actualmente se está combinando la cirugía con técnicas de lipofilling y resurfacing cutáneo para conseguir resultados mejores y más armónicos.

Está indicado en pacientes a partir de 40 años con signos de flacidez o descolgamiento facial o cervical que necesiten más definición del borde mandibular, que tengan papada o presenten bandas verticales en el cuello. El procedimiento consiste en realizar una disección de la piel, del sistema musculoaponeurótico superficial y del platisma, estirando según diferentes vectores y retirando el excedente de piel.

Las incisiones se esconden en la línea del pelo y bajo el mentón. Lo que buscamos siempre es la naturalidad de los resultados y eso es más fácil conseguirlo, aunque parezca paradójico, mediante el tratamiento quirúrgico ya que nos permite un tratamiento integral y resolver más zonas implicadas en el envejecimiento que si se realizan tratamientos médicos estéticos que camuflan parcialmente el envejecimiento (En cirugía hablamos de “parches”)

En el rejuvenecimiento integral de la cara y el cuello, el Lifting se puede combinar con la cirugía de los párpados y la elevación de las cejas mediante endoscopia, consiguiendo unos resultados espectaculares y duraderos en el tiempo.

Una variedad de otros procedimientos puede mejorar aún más el resultado de una ritidectomía. Ellos incluyen:

  • El Lipofilling facial (Implantes de tejido graso autólogo obtenidos de otra parte del cuerpo e inyectados tras un laborioso proceso de filtración y centrifugación).

  • Técnicas para mejorar el tono y la textura de la piel de la cara como el resurfacing, peeling, láser cutáneo etc.…

  • Reducción mayor de las arrugas mediante inyección de ácido hialurónico.

¿Qué es el Lifting Frontal Endoscópico?

El Lifting Frontal Endoscópico es un procedimiento mínimamente invasivo que eleva las cejas, dando un aspecto rejuvenecido a la frente, mejorando la caída de los párpados y eliminando el aspecto de mirada triste o cansada.

La técnica endoscópica permite realizar la intervención con pequeñas incisiones ocultas en el cuero cabelludo sin dejar cicatrices visibles y con un postoperatorio corto. A través de esas incisiones se introduce un aparato de endoscopia que permite tratar con precisión la colocación de las cejas y los pequeños músculos causante de las arrugas. Actualmente con estos procedimientos se evita tener que realizar un abordaje amplio en la zona frontal (abordaje coronal).

Lipofilling Facial combinado con el Lifting:

La combinación del Lifting con la Lipotransferencia o injerto de grasa es uno de los avances más destacados en el rejuvenecimiento facial. Se unen en una misma intervención el efecto tensor y elevador del lifting con la recuperación de los volúmenes proporcionada por la grasa extraída del propio paciente. Esta técnica nos permite realizar disecciones mas moderadas evitando riesgos innecesarios.

Además se produce un efecto regenerador sobre la piel que se cree debido a la acción de las células madre y los factores de crecimiento plasmáticos que se encuentran diluidos en la grasa. Esto multiplica los efectos del lifting facial proporcionando una piel más suave y con más vitalidad. Antiguamente en los liftings mas agresivos se apreciaba en ocasiones una atrofia de la piel y esto era debido al exceso de disección y estiramiento de la piel de la cara.

¿Qué es el Lifting Facial de cicatriz corta?

Este tipo de estiramiento facial en el que podemos evitar la cicatriz retroauricular y también un despegamiento muy amplio de la piel nos permite en los casos con buena calidad de piel una cirugía más rápida (en ocasiones con anestesia local y sedación) y una recuperación también más rápida manteniendo los buenos resultados.

Lo que no hace el estiramiento facial.

Esta cirugía no puede detener el proceso de envejecimiento.

Preparación para la cirugía de estiramiento facial:

  • Deje de fumar mucho antes de la cirugía.

  • Evite tomar, medicamentos antiinflamatorios tipo aspirina ya que pueden aumentar el sangrado.

Pasos del procedimiento:

  • Paso 1 – Anestesia:

Las opciones incluyen la anestesia local + sedación intravenosa y la anestesia general. Su médico le recomendará la mejor opción para usted.

  • Paso 2 – Incisión:

Dependiendo del grado de flacidez y elasticidad de la piel, las opciones incluyen un lifting tradicional o los liftings de incisión corta.

La incisión tradicional a menudo comienza en la línea del cabello, continúa alrededor de la oreja y termina en el cuero cabelludo.

El tejido subyacente se vuelve a colocar, comúnmente también se levantan las capas más profundas de la cara y los músculos.

La piel se readapta sobre los tejidos levantados y el exceso de piel se recorta. Una segunda incisión pequeña debajo del mentón puede ser necesaria para mejorar aún más la tensión a nivel del cuello.

  •  Paso 3 – Cierre de las incisiones:

Una vez curadas, las líneas de incisión de una cirugía estética quedarán escondidas dentro de la línea del cabello y en los contornos naturales de la cara y la oreja.

  • Paso 4 –Vendaje:

Cuando acabamos el procedimiento colocaremos un vendaje de compresión suave.

Recuperación:

Se le darán instrucciones específicas que pueden incluir: como cuidar las incisiones, los medicamentos que debe tomar por vía oral para ayudar a la curación y reducir la posibilidad de infección, y cuando hacer una visita de seguimiento con su cirujano plástico.

La recuperación es variable dependiendo de cada paciente pero lo más pesado es la primera semana y hasta que se quitan los puntos. A partir de los 15 días ya podrá salir a la calle sin tener que dar explicaciones. No es una cirugía que genere muchas molestias y las que se producen pueden aliviarse con los medicamentos indicados por el cirujano. Es habitual que haya zonas de la piel que estén adormecidas durante un tiempo, pero suele desaparecer en cuestión de semanas o meses, dependiendo de cada caso. Aparte de esto, durante los primeros días el rostro está bastante hinchado, pero esta inflamación es completamente pasajera. Para reducirla, es conveniente mantener la cabeza elevada en los días posteriores a la cirugía. Los puntos de sutura se retiran en unos cinco días y los puntos convencionales o grapas, más adelante, cuando indique el cirujano.

Aunque en la mayoría de ocasiones los pacientes se encuentran bien en 2 o 3 días, lo más recomendable es descansar durante una semana y tener cuidado al tratar la zona, pues está muy sensible. También es importante no hacer actividades físicas muy intensas durante unas dos semanas las dos semanas posteriores y evitar la exposición solar durante unos meses para evitar riesgos durante la recuperación. En cuanto a la vuelta al trabajo, esta suele hacerse en un periodo de entre 10 días y 2 semanas, dependiendo de cada caso. La hinchazón bajará y el aspecto del rostro mejorará notablemente a partir de la tercera semana después de la intervención.

Respecto a los riesgos que supone esta cirugía, son los mismos que se podría producir en cualquier otra intervención quirúrgica como las reacciones alérgicas a la medicación, las infecciones o hemorragias. No obstante, estos son mínimos si se siguen las pautas recomendadas y el control médico adecuado tras la intervención.

 

¡Pide tu cita gratis!
arrow&v

¡En breve te contactaremos!