slider-cirugia-pecho.jpg

Que te sientas mejor que nunca es nuestro objetivo principal.

Que consigas lucir el cuerpo que siempre has deseado, eliminando aquello que no te gusta y cambiando aquello que te gustaría cambiar. Gracias a nuestros tratamientos corporales podrás sentirte mejor que nunca y muy a gusto con tu cuerpo y resolver aquello que te acompleja.

El objetivo es conseguir los mejores resultados, sabiendo qué va con tu cuerpo y cuáles son las necesidades de cada paciente.

En Clínicas Versus, trabajamos día a día para que puedas mostrar la mejor versión de ti mismo/a.

Bótox by Clínica Versus

¿Qué es el Bótox?

El Bótox (o toxina botulínica de tipo A) es una neurotoxina que, pese a ser liberada por el botulismo (una enfermedad que surge de una bacteria que provoca parálisis muscular y que puede derivar en problemas respiratorios, náuseas o debilidad), se usa con fines médicos para tratar algunas enfermedades neurológicas y en medicina estética.

Al inyectar botox en la piel, éste relaja las fibras de los músculos para disminuir su potencia de contracción. Esto hace que la comunicación con los nervios se corte, de forma que acaba originando una parálisis al no recibir órdenes. Por este motivo se suele utilizar en cosmética para frenar la aparición de las arrugas.

¿Qué ventajas presenta el Bótox?

En lo que se refiere a la eliminación de las arrugas faciales, el botox ofrece claras ventajas:

  • Evita la cirugía.

  • Se puede aplicar en cualquier época del año.

  • Es una técnica prácticamente indolora.

  • Sus efectos son inmediatos y se prolongan entre cinco y seis meses.

  • Apenas tiene contraindicaciones.

  • Raramente produce efectos adversos, como reacciones alérgicas, rigidez facial o náuseas.

¿Qué aplicaciones presenta el Bótox?

La inyección de toxina botulínica en el músculo a través de la piel, elimina o reduce de forma temporal tanto las arrugas de expresión (las que aparecen al hacer algún movimiento o gesto con la cara) como las arrugas del entrecejo, del cuello y las “patas de gallo”, todas ellas debidas, en gran parte, a la contracción de los músculos subyacentes. La toxina paraliza estos músculos temporalmente, con lo que la piel adquiere un aspecto liso y la expresión se suaviza y rejuvenece.

 

Se suele aplicar en el entrecejo, la frente, el perímetro de la boca, a los lados de los ojos y en el cuello. Algunos estudios también han tratado de demostrar que la inyección de botox puede ayudar a combatir la depresión.

Los efectos del botox no son permanentes, por lo que si una persona desea mantener sus efectos deberá someterse a su aplicación en repetidas ocasiones. La duración media de un tratamiento dura entre 4 y 6 meses (aunque en algunos pacientes sólo dura dos meses). Una vez transcurrido este tiempo, las personas que deseen continuar con el tratamiento deben esperar otros tres meses para volver a aplicar la terapia.

 

Otro de los usos que está creciendo en popularidad es el botox capilar. Este procedimiento consigue reparar el cabello dañado y aportarle vitalidad consiguiendo reforzar las puntas y eliminar el encrespamiento. Sin embargo, realmente no se trata de botox, sino de un concentrado de vitaminas, caviar, colágeno, proteínas y otros componentes.

Procedimiento:

La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo. De ahí que su aplicación fundamental en estética sea el tratamiento de las arrugas de expresión, es decir aquéllas que aparecen en el entrecejo, la frente, las comisuras de los labios o el contorno de los ojos.

El procedimiento de inyección de la toxina botulínica no es molesto y no precisa anestesia. Si fuera posible, las personas en tratamiento con antiagregantes (aspirina) o anticoagulantes deberían suspender dicho tratamiento unos días antes para evitar hematomas (moratones). 

Es muy importante que este tratamiento sea aplicado por un especialista conocedor de la anatomía facial, ya que un pinchazo con botox en el lugar equivocado puede generar una expresión no deseada.

La toxina botulínica o botox tiene, no obstante otras aplicaciones en medicina. En la actualidad, por ejemplo, se está utilizando para:

  • Tratamiento de la hiperhidrosis: en personas con una sudoración excesiva en axilas, manos y pies. Con ella se logra disminuir la actividad de las glándulas sudoríparas.

  • Control del blefaroespasmo: la contracción intermitente e involuntaria de la musculatura del ojo.

  • Otras distonías y espasmos.

  • Finalmente está ofreciendo buenos resultados en personas parapléjicas con problemas de incontinencia urinaria.

  • Migraña.

  • Algias vertebrales.

Posttratamiento:

La parálisis muscular aparece al segundo o tercer día de la inyección de toxina botulínica y se intensifica progresivamente hasta finalizar la segunda semana. Este plazo varía según el músculo tratado. Suele durar de cuatro a seis meses aunque la respuesta varía de un paciente a otro y, en el mismo paciente, de un lugar a otro y de una sesión a otra. Pueden aparecer resistencias tras varios ciclos de tratamiento en un pequeño porcentaje de pacientes. Estas resistencias son, generalmente, duraderas. 

En los lugares de inyección puede aparecer una leve inflamación fugaz o un hematoma (moratón), siendo la reincorporación social inmediata. Es recomendable no acostarse, no tocarse ni gesticular con las regiones tratadas en las tres o cuatro horas siguientes a las inyecciones para evitar que la toxina se desplace a zonas que no se desea tratar.

¡Pide tu cita gratis!
arrow&v

¡En breve te contactaremos!