Que te sientas mejor que nunca es nuestro objetivo principal.

Que consigas lucir el cuerpo que siempre has deseado, eliminando aquello que no te gusta y cambiando aquello que te gustaría cambiar. Gracias a nuestros tratamientos corporales podrás sentirte mejor que nunca y muy a gusto con tu cuerpo y resolver aquello que te acompleja.

El objetivo es conseguir los mejores resultados, sabiendo qué va con tu cuerpo y cuáles son las necesidades de cada paciente.

En Clínicas Versus, trabajamos día a día para que puedas mostrar la mejor versión de ti mismo/a.

Lipofilling by Clínica Versus

¿Qué es el Lipofilling?

El Lipofilling es la extracción y posterior inyección de grasa en diferentes zonas del cuerpo. Este injerto de grasa se realiza con el fin de remodelar las zonas que el paciente solicite, proporcionando una mejor silueta, la desaparición de cicatrices o el rejuvenecimiento facial.  Es decir, se quita la grasa sobrante de una zona y se emplea para rellenar otra. Así se logra un objetivo doble; perder volumen en una parte y aumentarlo en otro.

Es importante señalar que una vez que se ha llevado a cabo la extracción de la grasa, esta debe ser procesada por los especialistas y preparada para su posterior inyección. Esta técnica también es conocida como lipoinjertos y tiene resultados bastante satisfactorios para el paciente.

Gracias a que estos rellenos están creados con elementos biocompatibles, el proceso de adaptación del cuerpo es mucho más rápido y no presenta mayores complicaciones.

 

También denominada lipoestructura o lipofilling, esta técnica reconstructiva supone trabajar con las células madre o pluripotenciales que existen en la grasa que hay bajo la piel. De hecho, la cirugía plástica utiliza esta técnica desde hace muchos años, pero con resultados discretos y en otras zonas del cuerpo.

Sin embargo, en los últimos cinco años, los avances de la investigación médica han permitido aplicar nuevas técnicas para extraer y preparar la grasa, de manera que la técnica de Lipoestructura o Lipofilling se utiliza cada vez más para reconstruir la pérdida de volúmenes pequeños y medianos en cualquier área del cuerpo.

¿Qué partes del cuerpo podemos moldear?

El Lipofilling es una técnica que se puede utilizar en casi todas las partes visibles del cuerpo. A continuación, te mostramos algunas de las aplicaciones más comunes de la técnica:

  • Glúteos. El aumento de glúteos es una intervención cada vez más solicitada. La grasa sobrante del abdomen, de las caderas o de otras partes es transferida a los glúteos. Así se consigue dar forma y volumen a esta zona concreta del cuerpo.

  • Escote. Algunos escotes son tan finos que dejan ver las costillas. Esto es muy poco estético, especialmente si la paciente ha realizado un aumento de pecho. La infiltración de células grasas propias realzará la zona, en otros casos la rejuvenece al dar turgencia a la piel.

  • Mamas. El aumento de mamas es, probablemente, la operación estética más demandada. La mejor manera de obtener un resultado natural y duradero es someterse a un lipofilling. También se utiliza para rectificar asimetrías.

  • Manos. Las manos tienden a perder volumen con el paso de los años. Por medio de las infiltraciones se da volumen y se mejora el aspecto de la piel, que recupera la tersura y frescura.

  • Rostro. La remodelación facial es muy solicitada. Se solicita mucho como cirugía reconstructiva y estética. Las más demandadas son el aumento de labios y pómulos. También es aplicada para la reducción de los surcos y disimular cicatrices.

  • Antebrazo. El antebrazo y la muñeca pueden aumentarse con este sistema. Gracias a la transferencia se logra un equilibrio con el resto del brazo.

  • Pantorrillas. Algunas pantorrillas tienen una forma arqueada. Rellenar la cara interna servirá para lograr piernas más definidas.

  • Genitales atróficos. Los genitales atróficos femeninos se pueden rectificar con una pequeña cantidad de grasa obtenida del abdomen, del pubis o de otra zona.

  • Tórax hundido. En los casos en los que existe una ligera hendidura del tórax, se puede rellenar con grasa propia. Si se trata de casos más graves será necesario otro tipo de cirugía.

  • Pectorales masculinos. Los pectorales masculinos también se pueden rellenar por la transferencia de tejido graso autólogo. Está especialmente indicado para aquellos que, a pesar del ejercicio, no logran la definición deseada.

¿Qué beneficios tiene el Lipofilling?

  • Mínimo riesgo de rechazo: Una de las principales contraindicaciones de la cirugía estética es la posibilidad de que nuestro cuerpo rechace el injerto o prótesis. En el Lipofilling ese riesgo disminuye de manera considerable puesto que la grasa utilizada forma parte de nuestro sistema y es casi totalmente un hecho que será aceptada por el organismo.

  • Eficiencia en el proceso: El Lipofilling ofrece una ventaja que ningún otro procedimiento puede entregar. Si bien es utilizado como un injerto de grasa que remodela o soluciona algún aspecto estético, también reduce y trabaja la zona del cuerpo desde la cual se extrae este material.

  • Por lo tanto, podríamos estar realizando una intervención doble con un mismo procedimiento y generando la silueta que siempre hemos soñado.

  • No deja ningún tipo de secuela ya que la grasa se introduce a través de una pequeña cánula (de aproximadamente un milímetro de diámetro).

  • Además, permite a los radiólogos con experiencia realizar sin dificultades el seguimiento oncológico de las pacientes. Las células grasas se integran con gran facilidad en la zona en las que se infiltran debido a su elevada capacidad regeneradora y, a menudo, mejoran el tejido cicatricial que yace por encima del defecto presentado.

Procedimiento:

La técnica del interjo graso consiste en extraer la grasa sobrante de algunas zonas del cuerpo para ofrecer un beneficio estético de la paciente (abdomen, trocábtter, cara interna de los muslos, flancos...).

Esta extracción se realiza mediante unas cánulas parecidas a las que se emplean en la liposucción, pero en este caso para no dañar los adipocitos (células grasa). Una vez extraída dicha grasa, se centrifuga a una velocidad determinada 3000 rpm durante unos dos o tres minutos para poder separar la parte noble de la grasa de los restos hemáticos (de la sangre), de este modo se concentran las células grasas entre las que también se encuentran abundantes células madre. Cuando ya se ha obtenido esta grasa depurada, se puede infiltrar en la zona del cuerpo que se quiera rellenar o mejorar en volumen. Utilizando este método logramos una mejor integración y supervivencia del tejido graso autólogo.

La infiltración se realiza mediante otras cánulas especiales que permiten depositar cilindros de células grasa con una disposición especial que garantiza que estas células estén correctamente vascularizadas.

Si la técnica se ejecuta de forma adecuada y por expertos en la materia, se puede lograr que la grasa transferida se integre en la nueva localización y mantenga entre el 70 y el 80 % del volumen.

Por eso, hay que explicar a las pacientes que, durante ese proceso, se les infilitrará un poco más del volumen necesario a priori (ya que se reabsorbe entre el 20 y el 30% de la grasa) o que, en la mayor parte de los casos, se precisará más de una sesión para conseguir el objetivo final. Es decir, no es posible reconstruir volúmenes de pecho importantes en una sola sesión.

La cirugía puede realizarse con anestesia general o local dependiendo de la magnitud de la intervención y de lo que el especialista considere oportuno. En la mayoría de los casos no requiere hospitalización y solo toma unas cuantas horas comenzar a disfrutar de los beneficios.

Postoperatorio:

En el periodo inmediatamente posterior al tratamiento, se aplica una faja de compresión durante tres semanas para evitar la hinchazón y los hematomas. El paciente sentirá entumecimiento y dolor en el área tratada, que pueden aliviarse con analgésicos comunes.

Principalmente el paciente debe seguir la medicación que le indique su médico, con la intención de reducir el riesgo de infecciones; mantener el tiempo de reposo (no excede las primeras 24 horas) y no tomar sol mientras no hayan desaparecido los moretones (unas seis semanas) y, cuando estos desaparezcan, es prudente utilizar protector solar por medio año, todo esto con el fin de evitar la hiperpigmentación.

Prohibidos los medicamentos que contengan salicilatos. No fumar y por último, muy importante hidratar el cutis.

 

 

 El resultado es visible después de las primeras tres semanas y se volverá óptimo después de aproximadamente seis meses desde la intervención. El paciente puede volver a realizar sus actividades diarias normales de dos a cuatro semanas después de la operación, aunque depende de cuál sea la parte tratada.

¡Pide tu cita gratis!
arrow&v
  • Negro del icono de YouTube
  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram

CLÍNICA EN ALCOY

Calle El Camí 46

|

CLÍNICA EN MADRID

Travesía de Téllez 4

VERSUS ENTERPRISES