Que te sientas mejor que nunca es nuestro objetivo principal.

Que consigas lucir el cuerpo que siempre has deseado, eliminando aquello que no te gusta y cambiando aquello que te gustaría cambiar. Gracias a nuestros tratamientos corporales podrás sentirte mejor que nunca y muy a gusto con tu cuerpo y resolver aquello que te acompleja.

El objetivo es conseguir los mejores resultados, sabiendo qué va con tu cuerpo y cuáles son las necesidades de cada paciente.

En Clínicas Versus, trabajamos día a día para que puedas mostrar la mejor versión de ti mismo/a.

Liposucción by Clínica Versus

¿Qué es la Liposucción?

La Liposucción es una técnica quirúrgica empleada para eliminar depósitos de grasa de determinadas zonas del cuerpo, incluyendo las mejillas y el cuello, los brazos y las mamas, el abdomen, las nalgas, las caderas y los muslos, y las rodillas y los tobillos. La liposucción no es un sustituto a la pérdida de peso, sino un método para retirar acúmulos localizados de grasa que no responden ni a la dieta ni al ejercicio.  Gracias a ella se da forma (moldea) a estas áreas. También se denomina «lipoescultura» y «moldeado corporal».

 

La Liposucción no se considera típicamente un método general ni una alternativa para bajar de peso. Si tienes sobrepeso, es probable que bajes más de peso con dieta y ejercicio o mediante procedimientos bariátricos (como la cirugía de bypass gástrico) que con una liposucción.

Puedes ser un candidato para la liposucción si tienes demasiada grasa corporal en lugares específicos pero tienes un peso corporal estable.

¿Por qué se realiza la Liposucción?

La Liposucción se usa para retirar grasa de áreas del cuerpo que no han respondido a la dieta ni el ejercicio, como las siguientes:

  • Abdomen

  • Extremidades superiores

  • Glúteos

  • Pantorrillas y tobillos

  • Tórax y espalda

  • Caderas y muslos

  • Barbilla y cuello

 

Además, la liposucción a veces se puede usar para la reducción mamaria o el tratamiento de ginecomastia.

Cuando aumentas de peso, las células grasas aumentan de tamaño y volumen. A su vez, la liposucción reduce el número de células grasas en un área específica. La cantidad de grasa que se retira depende del aspecto del área y el volumen de grasa. Los cambios resultantes de la silueta son generalmente permanentes, siempre que tu peso se mantenga estable.

Después de la liposucción, la piel se adapta a los nuevos contornos de las áreas tratadas. Si tienes buen tono y elasticidad en la piel, esta probablemente mantendrá una apariencia suave. Sin embargo, si tu piel es delgada y tiene poca elasticidad, la piel de las áreas tratadas se puede ver floja.

La liposucción no mejora hundimientos a causa de la celulitis ni otras irregularidades en la superficie de la piel. Del mismo modo, la liposucción no remueve las estrías.

Para ser candidato para una liposucción, debes gozar de buena salud sin afecciones que puedan complicar la cirugía, como flujo sanguíneo restringido, enfermedad de las arterias coronarias, diabetes o un sistema inmunitario débil.

¿Quién es candidato para realizarse una Liposucción?

 

Los candidatos ideales para someterse a una liposucción son aquellas personas que poseen un peso relativamente normal pero que tienen acúmulos de grasa en áreas localizadas. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. Lo más importante para obtener un contorno final óptimo es poseer un piel firme y elástica (la piel que "cuelga" no se redistribuirá sobre el nuevo contorno corporal y podría requerir algún procedimiento quirúrgico adicional para eliminar el exceso de piel). La liposucción no está recomendada si se ha tenido una cirugía reciente en la zona a tratar, si se tiene mala circulación en esa zona o si se padecen problemas cardiacos o respiratorios. Es importante saber también que la liposucción no mejora la celulitis. La liposucción mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente. Antes de decidir si se va a realizar una liposucción piense qué quiere conseguir y discútalo con su cirujano plástico.

Tipos de Liposucción:

  • Liposucción tumescente. Este es el tipo más frecuente de liposucción. El cirujano inyecta una solución estéril (una mezcla de agua salada que ayuda a remover la grasa, un anestésico [lidocaína] para aliviar el dolor y un medicamento [epinefrina] que hace que los vasos sanguíneos se contraigan) en el área a tratar. La mezcla líquida hace que el área afectada se hinche y se endurezca.
    Luego, el cirujano realiza pequeños cortes en la piel e inserta una sonda delgada llamada cánula debajo de la piel. La cánula se conecta a una aspiradora que succiona grasa y líquidos del cuerpo. Tu líquido corporal puede reponerse a través de una vía intravenosa (IV).

  • Liposucción asistida por ultrasonido. Este tipo de liposucción se usa a veces junto con la liposucción tradicional. Durante esta, el cirujano inserta una varilla metálica que emite energía ultrasónica debajo de la piel. Esto quiebra las paredes de las células de grasa y rompe la grasa para extraerla con mayor facilidad. Una nueva generación de liposucción asistida por ultrasonido (UAL), llamada liposucción asistida por VASER, utiliza un dispositivo que puede mejorar el contorneado de la piel y reducir la posibilidad de lesiones en ella.

  • Liposucción asistida por láser. Esta técnica utiliza luz láser de alta intensidad para romper la grasa y así extraerla. Durante la liposucción asistida por láser (LAL), el cirujano inserta una fibra láser por medio de una pequeña incisión en la piel y emulsiona los depósitos de grasa. Luego, se extrae la grasa a través de una cánula.

  • Liposucción asistida mecánicamente. En este tipo de liposucción se utiliza una cánula que tiene un movimiento rápido hacia adelante y hacia atrás. Esta vibración le permite al cirujano extraer grasa dura de forma más fácil y rápida. A veces, la liposucción asistida mecánicamente (PAL) puede causar menos dolor e hinchazón y puede permitir que el cirujano extraiga la grasa con mayor precisión. Tu cirujano puede seleccionar esta técnica si es necesario extraer grandes volúmenes de grasa o si has tenido un procedimiento de liposucción anterior.

¿Cómo te preparas antes de una liposucción?

Antes del procedimiento de liposucción, el cirujano podría marcar círculos y líneas en las áreas de tu cuerpo a tratar. También se podrían tomar fotografías para poder comparar imágenes previas y posteriores.

La manera en que se realiza el procedimiento de liposucción depende de la técnica específica que se utilice. Tu cirujano seleccionará la técnica adecuada según los objetivos de tu tratamiento, el área del cuerpo a tratar y si te has hecho otros procedimientos de liposucción en el pasado.

  • Alimentos y medicamentos:

Antes del procedimiento, conversa con el cirujano sobre qué debes esperar de la cirugía. Tu cirujano revisará tu historial médico, y te preguntará sobre cualquier afección médica que puedas tener y sobre los medicamentos, suplementos o hierbas que estés tomando.

El cirujano te recomendará que dejes de tomar ciertos medicamentos, como anticoagulantes o AINE (antiinflamatorios no esteroideos), por lo menos tres semanas antes de la cirugía. Es posible que también debas realizarte determinados análisis de laboratorio antes del procedimiento.

 

  • Otras precauciones:

Si tu procedimiento requiere extraer solo una pequeña cantidad de grasa, la cirugía se puede realizar en un consultorio. Si se extraerá una gran cantidad de grasa (o si planificas someterte a otros procedimientos al mismo tiempo), la cirugía podría tener lugar en un hospital donde pasarías la noche posterior. En cualquier caso, programa con alguien para que te lleve a tu casa y se quede contigo durante al menos la primera noche después del procedimiento.

Cirugía de liposucción:

  • Anestesia:

Si el procedimiento no va a ser muy extenso, es decir, si la cantidad de grasa que se va a eliminar no excede la cantidad que su cirujano plástico considere dependiendo de su salud, tamaño corporal y cirugía, se podrá con anestesia local más sedación. En algunos casos se puede emplear anestesia epidural, la misma que se emplea para algunos partos. Si su cirujano plástico tiene previsto hacer liposucción de grandes zonas o tratar varias áreas distintas, se prefiere emplear anestesia general.

Algunos procedimientos de liposucción pueden requerir solo anestesia local o regional (anestesia que se limita a un área específica del cuerpo). Otros procedimientos pueden requerir anestesia general, que induce un estado temporal de inconsciencia. Es posible que te administren un sedante, generalmente por medio de una inyección IV, para ayudarte a permanecer calmo y relajado.

El equipo quirúrgico controlará la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el nivel de oxígeno en sangre a lo largo del procedimiento. Si te administran anestesia local y sientes dolor durante el procedimiento, informa a tu cirujano. Es posible que se deban hacer ajustes en los medicamentos o en los movimientos.

El procedimiento puede llegar a durar varias horas, según la cantidad de grasa que se extraiga.

Si te han administrado anestesia general, te despertarás en una sala de recuperación. Por lo general, pasarás al menos algunas horas en el hospital o la clínica para que el personal médico pueda controlar tu recuperación. Si estás en un hospital, puedes pasar la noche allí para asegurarte de no estar deshidratado o en shock por la pérdida de líquidos.

 

  • Técnica quirúrgica:

Una liposucción suele durar entre 1 y 2 horas, pero el tiempo es variable (desde 30 minutos a varias horas) dependiendo del área y la cantidad. Inicialmente, se realiza una pequeña incisión, suficiente como para poder introducir un tubo hueco denominado cánula de liposucción. El otro extremo de esta cánula se une a una máquina que produce vacío o a una jeringa especial. El cirujano mueve la cánula entre los depósitos grasos situados bajo la piel, rompiendo la grasa y succionándola. A veces es necesario realizar incisiones adicionales para eliminar todos los depósitos de grasa. Si el procedimiento se realiza bajo anestesia local, puede sentir alguna vibración o fricción. Durante la liposucción, junto a la grasa se pierde líquido, siendo crucial reponerlo para evitar que se produzca un "shock". Se le administrarán fluidos por vía intravenosa e incluso, si es necesario, una transfusión de sangre (normalmente autotransfusión).

Postoperatorio:

Tras la cirugía se pueden colocar tubos de drenaje bajo la piel durante 2 ó 3 días para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos. Se colocará una faja, medias o vendaje elástico sobre la zona tratada para controlar el hinchazón y el sangrado y para ayudar a la piel a adaptarse al nuevo contorno. Suele ser necesario llevarlo durante 2 ó 3 semanas, y luego sólo durante el día durante unas semanas más, dependiendo de las instrucciones de su cirujano plástico. También pueden administrarse antibióticos para prevenir la infección. No espere tener un aspecto óptimo justo después de la cirugía; además se encontrará más pesada debido a el exceso de fluidos que se administran. Las áreas liposuccionadas estarán hinchadas y con hematomas y se puede tener una sensación de quemazón. El dolor puede aliviarse con la medicación prescrita por su cirujano plástico. Puede perder sensibilidad en la zona tratada; no se preocupe, retornará. No es infrecuente sentirse algo deprimido en los primeros días o semanas tras la cirugía; sepa que es algo normal y que cederá a medida que vaya viéndose mejor.

Es posible que tengas dolor, inflamación y hematomas después del procedimiento. Tu cirujano puede recetarte medicamentos para ayudar a controlar el dolor y antibióticos para reducir el riesgo de infección.

Después del procedimiento, el cirujano puede dejar las incisiones abiertas y colocar drenajes temporales para promover el drenaje de líquido. Por lo general, deberás usar prendas de compresión ajustadas, que ayudan a reducir la hinchazón, durante algunas semanas.

Quizás debas esperar algunos días para regresar al trabajo y algunas semanas para reanudar tus actividades normales, incluido el ejercicio físico.

Durante este tiempo, puedes esperar algunas anormalidades en tu silueta, ya que la grasa restante debe acomodarse.

La curación es un proceso gradual. Su cirujano plástico le indicará que comience a caminar tan pronto como le sea posible (para prevenir la formación de trombos venosos en las piernas), pero no realice actividades intensas durante 2 a 4 semanas. Los puntos serán retirados entre los 5 y 10 días, y podrá volver a trabajar en 2 ó 3 días, o como mucho, tras 2 semanas desde la intervención, dependiendo de la extensión de la liposucción y de las recomendaciones de su cirujano. El hinchazón y los hematomas desaparecerán en el primer o segundo mes tras la liposucción; sin embargo, una mínima inflamación puede mantenerse durante 6 o más meses.

¿Existen riesgos?

La liposucción es una técnica segura, siempre y cuando se seleccione bien al paciente, el quirófano esté bien equipado y sea realizada por un cirujano plástico cualificado. Sin embargo, en algunos casos se pueden producir complicaciones, sobre todo cuando se extraen cantidades altas de grasa en una sola vez. Otra complicación infrecuente, aunque posible, es la acumulación de líquido (que debe ser drenado) y la lesión de la piel. Aunque las complicaciones serias son muy raras, la infección y la pérdida excesiva de líquidos pueden provocar una situación grave. Se pueden reducir los riesgos escogiendo a un cirujano plástico cualificado, que realice esta técnica en una clínica autorizada y siguiendo detenidamente sus instrucciones. Las cicatrices de la liposucción son mínimas y situadas estratégicamente para que queden escondidas, incluso cuando llevamos bikini. Sin embargo, pueden presentarse algunos problemas estéticos, independientemente de la experiencia del cirujano plástico, como pueden ser las ondulaciones sobre la piel tratada, cambios de pigmentación que pueden ser permanentes si nos exponemos al sol. En algunos casos pueden producirse asimetrías que exijan una segunda intervención.

Los resultados:

Después de una liposucción, generalmente la inflamación desaparece en unas pocas semanas. Para entonces, el área tratada debería verse menos voluminosa. Después de algunos meses, el área tratada debería tener una apariencia más delgada.

Es natural que la piel pierda firmeza con el envejecimiento, pero los resultados de la liposucción son generalmente duraderos, siempre y cuando mantengas tu peso. Si subes de peso después de una liposucción, la distribución de la grasa puede cambiar. Por ejemplo, podrías acumular grasa alrededor del abdomen, independientemente de las áreas que se trataron originalmente.

La liposucción es una técnica muy efectiva para proporcionar un nuevo contorno corporal con cicatrices mínimas. Los resultados pueden ser permanentes, siempre y cuando mantenga una dieta adecuada y practique ejercicio periódicamente. Si usted gana peso lo hará de manera más homogénea y no sólo en los depósitos localizados de grasa. La mayoría de los pacientes están muy satisfechos con los resultados de su liposucción; pueden utilizar ropa más variada y están más satisfechos con su cuerpo. Siempre y cuando sus expectativas de futuro sean realistas, se encontrará feliz con su nueva silueta.

¡Pide tu cita gratis!
arrow&v
  • Negro del icono de YouTube
  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram

CLÍNICA EN ALCOY

Calle El Camí 46

|

CLÍNICA EN MADRID

Travesía de Téllez 4

VERSUS ENTERPRISES